Horno eléctrico vs. microondas ¿Cuál es mejor?

Horno eléctrico vs. microondas ¿Cuál es mejor?

El fin de semana asistí a la inauguración del departamento de un amigo. Tras compartir techo con sus padres por más de veinticinco años y otros dos en la compañía de una dama, vivirá solo, dormirá solo (al menos muchas noches de la semana) y ¡cocinará sólo para él, sin el auxilio de una mano femenina! Aquella noche de bienvenida éramos no más de diez invitados. Mi amigo sirvió vino, fiambres, quesos y helado al postre. En un instante de soledad en la cocina me dijo que el menú fue calculadamente frío: además de ser una noche de verano -por tanto no quiso encender las hornallas-, confesó que días atrás había estado frente a la vidriera de una tienda de electrodomésticos sin saber qué comprar: un microondas o un horno eléctrico. La disyuntiva de mi amigo es la de muchos: siendo de similares características, ¿cuál de estos dos productos es conveniente comprar?

En primera instancia es importante dejar en claro que si bien ambos equipos son usualmente utilizados para calentar alimentos y sus aspectos son similares, en verdad ofrecen dos tipos de cocción bien diferentes. El horno eléctrico calienta la superficie y traslada el calor hacia el interior del alimento, pudiendo dorarlos o tostarlos al momento en que acontece el proceso de deshidratación. En cambio, el horno microondas apenas penetra los alimentos con sus ondas; su mecanismo genera el movimiento de moléculas, generando fricción y por tanto calor. En este caso no hay deshidratación del alimento y, por tanto, no tuesta.

Una vez que se conocida esta información, la elección de compra está determinada por el uso. El horno eléctrico es ideal para aquellos que deseen cocinar alimentos pequeños (pequeñas presas de carne, por caso), dorar papas, hacer tostadas para el desayuno, e incluso calentar alimentos de la noche anterior, aunque teniendo cuidado de no cocinarlos de más, ya que terminarán quemados. Los que escojan un microondas podrán calentar rápidamente líquidos, entregar calor a alimentos ya cocinados, fundir queso, derretir manteca, etc., e incluso descongelar los duros alimentos recién salidos del freezer; mas no podrán tostar ni cocinar alimentos crudos (si bien existen mecanismos para hacerlo, no es el uso más popular del microondas).

El bolsillo también decide

Otro factor de relevancia a la hora de escoger entre un horno eléctrico y un microondas es el consumo de energía.Según el Instituto de la Diversificación y Ahorro de Energía que opera en España, el uso del microondas en lugar del horno eléctrico supone un ahorro de hasta un 70 por ciento de la energía. ¿Cómo se explica esto? Por lo general, el microondas se utiliza menos tiempo que su competidor y además precisa menor potencia eléctrica (1000 vatios vs. 1500 o 2000 vatios).

Conclusiones

Acceder a información sobre cada producto es el mejor de los primeros pasos hacia una buena compra. Una vez comprendido esto, la decisión debe estar sustentada en el uso que se le dará al electrodoméstico. En esta decisión también juega un rol importante la economía, no sólo a la hora de la compra en la tienda, sino la que llegará cada mes en la factura de luz. ¿Qué escogió mi amigo? Él, soltero e indeciso, se volcó por una alternativa mixta. En el mercado se ofrecen hornos microondas que incorporan resistencias al estilo grill, equipos que ofrecen una suerte de ”dos en uno”.

TendenciasMag.com

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

En qué consiste la "Dieta de las 19"

En qué consiste la “Dieta de las 19”

La obesidad es uno de los desafíos más difíciles que enfrenta la medicina: se incrementa …