Inicio / Dietas / Alimentos de estación para hacerle frente al invierno

Alimentos de estación para hacerle frente al invierno

Llegó el frío y con él la necesidad de calentar el cuerpo y el espíritu. Aquí, una selección de alimentos de estación que no pueden faltar a la hora de combinar salud, bolsillo y placer.

1) Brócoli:

Contiene importantes cantidades de potasio, magnesio, calcio, hierro, zinc y fósforo, también vitaminas C, B1, ácido fólico y fibra. Como si fuera poco, previene el cáncer, especialmente de colon y pulmón y, por su acción diurética, evita la retención de líquidos.

Ayuda a corregir la anemia en personas propensas a padecerla. Su cocción, al vapor o hervido, es rapidísima y es, además de un excelente acompañamiento de cualquier tipo de carne, el mejor amigo de los fideos.

2) Manzanas: 

Esta es la mejor época para comerlas, cuando están turgentes, jugosas y bien rojas. La manzana es rica en fibra y mejora el tránsito intestinal.

Además, es recomendable para bajar de peso ya que calma el hambre y da sensación de saciedad. Puede ser sumada en el desayuno, como tentempié o como postre (cruda o cocida).

3) Lentejas: 

Estas legumbres ofrecen una alta cantidad de proteínas y una baja de grasas, por lo que son una excelente opción para el desarrollo muscular.

También cuentan con un alto contenido en hierro, teniendo en cuenta que para favorecer su absorción, es necesario combinar la ingesta con vitamina C -acompañándolas, por ejemplo, con una ensalada de hojas verdes o jugo de limón-. Y, para seguir sumando, son riquísimas en potasio, fibra, fósforo y vitaminas. Lo mejor es aprovechar el invierno y comerlas en su mejor expresión: los guisos y las sopas.

4) Mandarina: 

Es la estrella del invierno, momento en que se la consigue dulce y jugosa. Como todo cítrico, ofrece altas dosis de vitamina C, junto a potasio, calcio y antioxidantes. Por su alta composición de agua, tiene efectos diuréticos, desintoxicantes y depuradores.

Es excelente para la gota, artritis, reuma y ácido úrico. Al igual que la naranja, es deliciosa sola, en jugo o para saborizar tortas y budines.

5) Espinaca y acelga: 

El invierno es su momento de apogeo, como sucede con casi todas las verduras de hoja verde. ¿Quién no las disfruta en buñuelos, pascualina o unos canelones bien rellenos de verdura? Los usos de ambas, que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares, son beneficiosas en la conservación de la agudeza visual, la piel y el cabello, favorecen el tránsito intestinal y el sistema inmunológico y tienen antioxidantes, son casi tantos comos sus propiedades. La espinaca también se puede consumir cruda en ensaladas. O ambas en puré, tortillas, rellenos….y la lista sigue.

6) Limón:

Son tantas sus propiedades, que es difícil resumirlas.

Es, para empezar, un gran eliminador de toxinas y poderoso bactericida, por lo que es ideal para desintoxicar el cuerpo y curar infecciones. Es muy rico en vitamina C, que sirve para refozar las defensas y favorecer la absorción del hierro. Puede ser utilizado como condimento de ensaladas, pollos, pescados y empanadas, en limonada, acompañando infusiones o saborizando preparaciones.

7) Garbanzos: 

Son una muy buena fuente de fibra, vitamina B1, calcio, fósforo, hierro, potasio y magnesio. Esta legumbre es una excelente usina de energía, ya que es rica en hidratos de carbono complejos, brindando un aporte lento de glucosa.

Es ideal para enriquecer  guisos y sopas, para saborearlo en la tradicional fainá o en el hummus (pasta tradicional de la comida de Medio Oriente). Eso sí, hay que acordarse de dejarlo en remojo la noche anterior a cocinarlos.

8) Puerro: 

Es pariente de la cebolla de verdeo, la cebolla y el ajo, con quienes comparte propiedades. Contiene una importante cantidad de fibra, que actúa brindando saciedad y mejorando el tránsito intestinal. Es una buena fuente de flavonoides, una sustancia que ejerce un efecto protector frente al desarrollo de la aterosclerosis y otras patologías cerebrovasculares. También es diurético, ya que es rico en potasio y pobre en sodio estimulando la eliminación de líquidos del organismo.

Y, como todos los productos de estación, es rico en vitamina C. Es ideal para sumarlo al rehogado que inicia casi cualquier preparación (salsas, guisos, risottos, rellenos de empanadas) o como protagonista excluyente de tartas, tortillas y budines.

9) Naranja: 

Quizá sea una de las frutas que mejor prensa tiene a la hora de hablar de sumar vitamina C a nuestra vida diaria. Eso es totalmente cierto, a lo que se le suman propiedades antioxidantes por su considerable contenido de betacarotenos y alto contenido en fibra.

A diferencia del limón, es riquísima para consumirla sola, o en jugos o licuados, aunque también hacen maravillas cuando son invitadas como ingrediente en tortas, budines, galletitas y dulces.

10) Papa: 

Este alimento de gran nobleza, oriundo de Sudamérica, es versátil en su preparación y de gran aceptación por todos los paladares. Durante mucho tiempo han tenido mala fama, por considerarlas “engordantes”, pero lo cierto es que eso sucede solo cuando son fritas. Hervidas, al vapor o al horno, son una gran fuente de fibras, potasio y vitaminas.

También poseen carbohidratos, fundamentales para la energía del cuerpo, pero en menor proporción que en pastas o arroz, por lo que son una excelente opción. Además, su elevado índice de saciedad hace que comiendo menos cantidad que de otro alimento similar, nos sintamos más llenos. Por eso, ¡a reconciliarse con la papa!


Fuentehttp://24con.infonews.com/

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

La maestra de un jardín del barrio Batalla del Pilar, en la localidad mendocina de …