Inicio / Autoayuda / Técnicas para alejar el Estrés

Técnicas para alejar el Estrés

El dinero no alcanza, el tiempo tampoco, descansamos mal, comemos apurados, y justo cuando ibamos a darnos un baño relajante se rompe el termotanque… Respiramos, unos, dos, tres, oooomm, pero no, queremos salir corriendo, ¡el mundo está en nuestra contra! A esto se le llama vivir estresados, ¿le suena familiar?

Estrés es lo que sentimos al tener que enfrentar más actividades de las que estamos acostumbrados a manejar. Cuando no podemos controlarlo, el estrés interfiere negativamente en nuestra vida cotidiana, en la salud y en las relaciones interpersonales. La medicina y la psicología han estudiado en las últimas décadas técnicas para que las personas puedan combatir exitosamente el estrés. Todas están a nuestro alcance, es solo cuestión de comenzar ya mismo al leer esta nota:

Hay tres palabras clave para empezar combatir el estrés: Detectar + Buscar + Usar. Veamos:

 

Detectar qué es lo que está causándolo. Anote en un cuaderno cuándo algo le hace sentir estresado. Luego, escriba cómo reaccionó y qué hizo para manejar el estrés. Por ejemplo, hay gente que cuando está estresada tiene jaquecas o dolor de estómago o se contractura.

Buscar maneras de reducir el estrés: hay mucha bibliografía sobre el tema, también puede consultar a un profesional de la salud. Identifique que actividad le ayuda a aliviar los síntomas del estrés: caminar, charlar, escuchar música.

Usar métodos saludables y accesibles de aliviar el estrés o de reducir sus efectos perjudiciales. Fumar o recurrir a drogas puede crear la ilusión de aliviar el estrés, pero no es la solución, agrava el cuadro y empeora su calidad de vida. Elija aquellas técnicas que le sean fáciles de usar, un crucero por el Mediterráneo puede ser muy efectivo pero tal vez no muy factible de aplicar todos los días.

EVITAR EL LÍMITE

A veces el estrés se puede directamente evitar y en otras, reducir y aliviar sus síntomas. Por ejemplo, la pérdida de un ser querido es motivo de estrés y no se puede evitar, en cambio las responsabilidades laborales, por ejemplo, a veces pueden estresarnos por cuestiones evitables.  Veamos.

  • Mejorar el manejo de su tiempo. Es posible que haga más con menos estrés si tiene un cronograma. Piense acerca de cuáles son las cosas más importantes y hágalas primero.
  • Tener metas realistas. Si se exige más de lo que realmente puede lograr, es muy probable que se encuentre estresado todo el tiempo. Hay que tener metas realistas y disfrutar de los logros pequeños sin esperar el reconocimiento de otros.
  • Probar nuevas maneras de pensar. Cuando note que está comenzando a preocuparse, intente detener los pensamientos. Trabaje para liberar cosas que no puede cambiar. Aprenda a decir “no”.
  • Pedir ayuda. Las personas que tienen una red sólida de familiares y amigos manejan mejor el estrés.
  • Concéntrarse en el presente: hay que cortar a tiempo los pensamientos anticipatorios que generan ansiedad. La meditación le puede ayudar.

 

STOP AL TERREMOTO

Hay acciones que permiten en lo inmediato poner en reposo el mecanismo de defensa, esto implica, por un lado, transformar y drenar los químicos que nos provocan tensión, y por otro, activar el proceso de entendimiento y ponerse en calma. Veamos

 

  • Expresarse: Hablar, cantar fuerte, reír a carcajadas, escuchar a quien quiere ayudarte; bajar la guardia; escribir, vaciar la cabeza de los pensamientos estresantes.
  • Descargar Realizar una actividad física, bailar, hacer yoga; jugar con los niños, cocinar una receta favorita,  arreglar el jardín, pasear con su mascota.
  • Descansar. Reducir  el consumo de estimulantes (café, alcohol, cigarrillo), la adrenalina que lleva en las venas es suficiente impulso; cenar ligero, tomar una infusión, leer, tomar un baño, haga aquello que le tranquilice y baje su ritmo paulatinamente; las horas de descanso no son negociables.
  • Estímulos reconfortantes. Tomar un baño caliente y perfumado; comer algo sabroso; acariciar, abrazar y dejarse abrazar; pida a alguien querido que le haga un masaje; a un volumen moderado, escuchar música tranquila.

REDUCIR EL EFECTO

Para disminuir el estrés y sus síntomas:

  • Hacer ejercicio físico: es una de las mejores maneras de manejar el estrés. Caminar es una excelente manera de comenzar.
  • Dejar salir los sentimientos a través de alguna expresión artística: teatro, pintura, taller de escritura, etc.
  • Hacer algo que disfrute. Un pasatiempo puede ayudarle a relajarse. El trabajo voluntario o el trabajo que ayuda a otras personas pueden ser un poderoso liberador del estrés.
  • Aprender maneras de relajar el cuerpo: hay ejercicios de respiración, de relajación muscular, también masajes, aromaterapia, yoga o meditación en movimiento como tai chi y qi gong, que son muy efectivos.
  • Encontrar el lado positivo o cómico a la vida. Si no puede manejar una situación, ésta le dará problemas, así que es mejor darle una connotación positiva. Por ejemplo, el tráfico puede ser  desquiciante, pero no si lo convierte en una oportunidad y un reto para ejercitar la paciencia, así que aprovéchelo para oír su música favorita en lugar de insultar a los otros conductores. Muchas veces la risa es realmente el mejor medicamento anti-estrés.
  • Mejorar el hábitat: el orden, la limpieza y la calidez de un ambiente influyen postivamente para reducir el estrés, en cambio, un lugar desordenado, sucio, ruidoso o incómodo aumenta los estímulos estresantes.
  • Tener buenos hábitos:  adopte una dieta nutritiva que incluya todos los grupos de alimentos para fortalecer su sistema nervioso y mejorar su estado de ánimo. También es importante tener horarios bien establecidos para cada comida y para el sueño. De esta forma su cuerpo no se desestabilizará y reducirá muchísimo el estrés. También es importante dejar hábitos que no ayudan, como el cigarrillo.

El mecanismo del estrés

Cuando uno está estresado, el cuerpo responde como si estuviera en peligro. Produce hormonas que le aceleran el corazón, le hacen respirar más rápidamente y le dan una descarga de energía. Algunos tipos de estrés son normales e incluso útiles, pueden  ayudarnos a reaccionar con rapidez o a tomar una decisión acertada como terminar a tiempo un trabajo. Pero si experimentamos estrés con demasiada frecuencia o de manera prolongada, aparecen: molestias físicas (dolores de cabeza, malestar estomacal, dolor de espalda, problemas para dormir), debilitamiento del sistema inmunológico y trastornos emocionales (depresión, ansiedad, nerviosismo, apatía).    Fuente

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

La Influencia del Eclipse de Sol en tu Vida

Le contamos qué es un eclipse y las diferentes maneras en las que nos vemos …

Deja un comentario