Inicio / Curiosidades / Éste es el origen de ‘Cien años de Soledad’

Éste es el origen de ‘Cien años de Soledad’

El ex embajador de Colombia en Italia y Portugal Plinio Apuleyo Mendoza conoció aGabriel García Márquez cuando éste aún no se había consagrado como escritor. Desde ese momento hasta hoy, ambos mantuvieron una relación a través de cartas, llamados telefónicos y encuentros no tan frecuentes.

 

De esa amistad nació la novela El olor de la guayaba, que escribieron juntos y publicaron en el año 1982. Además, Apuleyo Mendoza publicó en 2002 Aquellos tiempos con Gabo, un retrato inédito sobre el Nobel de Literatura en el que revelaaspectos desconocidos de su vida.

 

Su próximo libro, Gabo. Cartas y recuerdos, es una reedición de Aquellos tiempos con Gabo en la que incluye once cartas inéditas entre él y García Márquez con lagénesis de su gran obra literaria Cien años de soledad.

 

Una de ellas, publicada por el diario El Tiempo, contiene un testimonio único del escritor en el que se reflejan sus dudas y expectativas durante la elaboración de Cien años de soledad.

 

“Cuando regresé de Colombia y leí lo que llevaba escrito, tuve de pronto la desmoralizante impresión de estar metido en una aventura que lo mismo podría ser afortunada que catastrófica”, confiesa al comienzo de la carta al respecto de una de las novelas más traducidas y leídas del español.

 

García Márquez había enviado a su amigo uno de los capítulos de su naciente obra, según sus propias palabras, «para que lo lean otros ojos». La misiva comienza entonces con un cariñoso agradecimiento por su devolución: «Me ha dado una gran alegría lo que me dices del capítulo», ya que, explica, «(éste) era el más peligroso: lasubida al cielo en cuerpo y alma de Remedios Buendía”, en referencia al personaje de la novela que encarna a la mujer más bella del mundo, origen de los trastornos de los hombres de Macondo.

 

El colombiano continúa: “Mi antiguo y frustrado deseo de escribir un larguísimo poema de la vida cotidiana, ‘la novela donde ocurriera todo’, de que tanto te hablé,está a punto de cumplirse. Ojalá no me haya equivocado”.

 

Posteriormente, comparte con su amigo diferentes apreciaciones sobre los orígenes de su obra cumbre: “(…) Cien años de soledad fue la primera novela que traté de escribir, a los 17 años, y que abandoné al poco tiempo porque me quedaba demasiado grande. Desde entonces no dejé de pensar en ella”.

 

“Saco de todo esto la conclusión de que cuando uno tiene un asunto que lo persigue, se le va armando solo en la cabeza durante mucho tiempo, y el día que revienta hay que sentarse a la máquina, o se corre el riesgo de ahorcar a la esposa”.

 

La carta sigue con opiniones sobre el proceso de la escritura: “Lo más difícil es el primer párrafo. Pero antes de intentarlo, hay que conocer la historia tan bien como si fuera una novela que ya uno hubiera leído. (…) No se me haría raro que se durara un año en el primer párrafo y tres meses en el resto, porque el arranque te da a ti mismo la totalidad del tono, del estilo y hasta de la posibilidad de calcular la longitud exacta del libro”.

 

“Si lo que estás haciendo te importa de veras, si crees en él, si estás convencido de que es una buena historia, no hay nada que te interese más en el mundo y te sientas aescribir porque es lo único que quieres hacer, aunque te esté esperando Sofía Loren”.

 

En una suerte de resumen de Cien años de soledad, el autor relata sus sentimientos sobre la novela: “Yo tenía atragantada esta historia donde las esteras vuelan, los muertos resucitan, los curas levitan tomando tazas de chocolate, las bobas suben al cielo en cuerpo y alma, los maricas se bañan en albercas de champaña, las muchachas aseguran a sus novios amarrándolos con un dogal de seda como si fueran perritos, y mil barbaridades más de esas que constituyen el verdadero mundo donde tú y yo nos criamos, y que es el único que conocemos, pero no podía contarlas (…)”.

Fuente: http://america.infobae.com/

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

La maestra de un jardín del barrio Batalla del Pilar, en la localidad mendocina de …