¿El dólar seguirá aumentando? Los proximos pasos de BCRA

¿El dólar seguirá aumentando? Los proximos pasos de BCRA

Los que comenzaron a apostar en las últimas semanas a una aceleración en la tasa de devaluación del peso, consistente con una paridad oficial cercana a los $ 5 por dólar hacia fin de año, deben estar satisfechos.

Las últimas movidas del Banco Central (BCRA) en la plaza cambiaria local convalidan esas proyecciones y hasta amenazan con dejarlas cortas si lo visto en las últimas 48 horas se convirtiera en regla de aquí en más.Ocurre que, en los últimos dos días, el BCRA dejó que el mercado empujara al alza en más de dos centavos el dólar mayorista: pasó del $ 4,4740 a $ 4,4960 cuando, en el verano pasado, hacer un recorrido de ese tipo le insumía al billete no menos de un mes.

En el mercado descuentan que este baño de realismo de las autoridades monetarias -frente a la marcada pérdida de competitividad que sufrió el tipo de cambio oficial en los últimos meses y el surgimiento de un mercado paralelo con precios que los agentes económicos tienden a incorporar a sus negocios como una referencia- llegó para quedarse.

Pero advierten que lo visto en las últimas 48 horas no debería considerarse como una regla ya que el aporte de divisas de los exportadores pasó a verse afectado por las medidas de fuerza que lleva adelante el campo para protestar por la creciente presión impositiva.

“Si uno se detiene a mirar los montos ingresados al Siopel, el canal por el que más opera el BCRA, se cayeron a la mitad o incluso a un tercio en los últimos días. Una parte debe estar relacionada por las dificultades generales para exportar; pero otra seguramente mayor por el paro del campo, ya que es habitual que en esa cadena no haya voluntad de malquistarse con los productores en una situación así”, interpretó el director de ABC Mercado de Cambios, Fernando Izzo, al repasar lo sucedido en las dos últimas ruedas en la plaza.

 

La aceleración en la tasa de devaluación fue avalada por el BCRA que, hacia el filo de la jornada, compró unos US$ 5 millones a los precios máximos del día en una jornada en la que el Gobierno además habría habilitado mayores compras de empresas ahora que empieza a notar que su política de abruptas restricciones a las importaciones afecta duramente el nivel de actividad.

La estrategia oficial hace que los analistas revisen al alza también sus proyecciones del tipo de cambio.

“Sin comunicarlo, el BCRA convalidó primero un corrimiento en la curva de futuros con tasas implícitas a un año que pasaron del 11% a principios de año al 14,5% un mes atrás y a 18% últimamente. Además, permitió que el mayorista pase de subir 0,6% mensual en el primer trimestre al 1,3% en mayo. Por estos movimientos proyectamos un dólar en torno de $ 4,96 para fin de año sin descartar incluso que cierre más cerca de $ 5”, apuntó ayer el Estudio Bein en un informe.

De confirmarse estos pronósticos, la tasa de devaluación del peso contra el dólar estadounidense sería la mayor desde el crac de 2002. Más que duplicaría a la observada en 2011 (8% promedio) y sería 4,5 veces mayor que la registrada en 2010 (4,6%), lapso en que el Gobierno decidió anestesiar el dólar para no sumar más presión inflacionaria a la economía. Y dejaría en ridículo las proyecciones oficiales volcadas en el presupuesto para repetir esa estrategia en el año en curso.

Aunque no se diga, el plan apunta además a achicar con una estrategia de mercado la brecha abierta entre el dólar oficial y el paralelo, que había llegado a superar el 37% hace algunos días, dejando indexar al primero a tasas algo altas mientras se intenta ahogar las operaciones informales.

En este sentido, en el Gobierno se ilusionan con que la parálisis en que se sumió el mercado paralelo (ayer nuevamente casi no hubo ventas) tras el fallido acuerdo que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, buscó sellar con los operadores cambiarios para tirar abajo el dólar blue, se perpetúe. Pero en el mercado nadie cree que esa hipótesis oficial se cumpla mientras el Gobierno no flexibilice las restricciones impuestas a la demanda del público o reconozca que la inflación es el principal enemigo que tiene la credibilidad del peso.

Timerman y el deshielo español

El canciller Héctor Timerman sostuvo ayer que “la Argentina jamás congeló ninguna relación con España”, y destacó que por lo tanto “no tiene nada que descongelar”. Timerman se refirió así a las declaraciones del canciller español, José Manuel García-Margallo, quien consideró “deseable un deshielo” en la relación con Argentina, tras la decisión del Gobierno de expropiar el 51% de las acciones que Repsol tenía en YPF. “Me alegro que el canciller haya entrado en razones” y no vea esto como un tema bilateral sino con una empresa, dijo Timerman en una conferencia de prensa.

Fuente: www.lanacion.com.ar

Te puede interesar >>>

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

La maestra de un jardín del barrio Batalla del Pilar, en la localidad mendocina de …

Deja una respuesta