Señales que te dirán si corres riesgo de ser infiel

Señales que te dirán si corres riesgo de ser infiel

Aquí hay siete indicadores, mencionados por Shery Meyers autora del libro “Chatting or Cheating” y columnista del Huffington Post, que alertan la posibilidad de que puedas llegar a ser infiel.

1.- Compartimos la dirección, pero no mucho más: vivir en la misma casa pero en mundos totalmente distintos hace que las relaciones no funcionen. Las estadísticas señalan que las parejas que viven distintas vidas sociales (por ejemplo: amigos distintos, hobbies, carreras, planes de viaje) están mucho más propensas a engañarse que las que comparten tiempo juntas y se demuestran aprecio y afecto continuamente. Como humanos necesitamos ‘conectarnos’. Si nuestra relación, por las distintas razones arriba mencionadas, nos deja aislados y solos, empezaremos a buscar alguien que empatice con nosotros.

2.- Hablamos, pero nada con substancia sale de eso: La comunicación íntima consiste en la honestidad, vulnerabilidad y la capacidad y voluntad de estar completamente presente y disponible para nuestra pareja. Cuando nuestras palabras, pensamientos y sentimientos son escuchadas y recibidos, el amor se fortalece.

Sin una comunicación abierta, veraz y clara, nos quedamos en la oscuridad. Esta oscuridad es donde nuestros temores toman fuerza, y nuestra confianza se vuelve frágil. Es durante estos tiempos en que usted o su pareja puede buscar los oídos (y corazones) de otro que esté disponible para hablar con usted y que quiera escuchar y entenderlo.

3.- Te amo, pero ya no estoy enamorado(a) de ti: Tanto la intimidad física y la emocional son esenciales para que cualquier relación prospere a largo plazo. Cuando las parejas dejan de verse con ojos de deseo y romance, la separación emocional crece. Sin una atención focalizada y permanente para mantener viva la chispa y el romance, las parejas a menudo se encuentran cada vez más como compañeros de cuarto más que como los “cómplices sexuales” que deberían ser.

4.- Ansío algo nuevo: La rutina. La maldita rutina. Esta resulta cómda y conveniente algunas veces, pero a largo plazo, es la ponzoña de nuestras relaciones. Nuestras zonas de confort dan a menudo falsas certezas de seguridad. No pierdas los detalles.

5.- El sexo se ha convertido muy aburrido (como hacer la tarea): Nadie dijo que la monogamia fuera sencilla. Sin embargo, si el sexo se vuelve más como una obligación, o dejas de sentirte física o emocionalmente atraída por tu pareja, entonces es posible que consciente o inconscientemente empieces a buscar otra forma (o persona) para satisfacer esta necesidad. El sexo es un elemento importante para una relación y es lo que la distingue de todas las demás relaciones en nuestras vidas. Cuando la intimidad física o emocional se va, nuestra relación también.

6.- Merezco algo para mi: Puedes estar trabajando demasiado duro y tus necesidades se sienten insatisfechas. O, a pesar de que estás haciendo todo por tu pareja, no estás recibiendo nada a cambio. Una canita al aire es la manera más fácil de distraerse de sus tareas y deberes. La satisfacción de tus necesidades insatisfechas y deseos mediante la creación de un “oasis de romance ‘(físico o emocional) se siente como algo que mereces. Por desgracia, es más sencillo construir una nueva conexión que tratar de reconstruir la vieja con tu pareja. Es más fácil dar a luz que levantar a los muertos.

7.- Los chicos están bien, pero ¿nosotros?: Centrarse en los hijos es bueno… pero, hacerlo al 100% es una matanza segura a la relación de pareja.

Fuente: http://www.publimetro.cl/

Te puede interesar >>>

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

La maestra de un jardín del barrio Batalla del Pilar, en la localidad mendocina de …

Deja una respuesta