Inicio / Economia / Mercado inmobiliario sufre crisis similar a la de 2002

Mercado inmobiliario sufre crisis similar a la de 2002

Incluso, la caída de 41% interanual del total de las escrituras superó en dos puntos porcentuales a la que se había anotado en ese trimestre de 2009, cuando la Argentina acusó los efectos de la denominada crisis de Lehman que comenzó a manifestarse en los últimos meses de 2008.

De este modo, se acumulan más de cinco trimestres de caída interanual, tras un ciclo de recuperación de 23 meses sobre 25. El punto de quiebre coincide con el debut del cepo cambiario en octubre de 2011, pero se acentuó desde el comienzo del segundo semestre del año siguiente cuando se imposibilitó la dolarización del crédito hipotecario.

La virtual paralización del mercado inmobiliario no constituye un fenómeno aislado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sino que también se manifiesta con similar intensidad en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza y Santa Fe, según relatan operadores del sector y certifica el cierre de oficinas de oferta de propiedades.

Pérdida de oportunidades

El valor medio de las transacciones del trimestre, $492.839, aumentó 4,5% en contraste con una suba promedio de los salarios de la economía de 24,9%, según informó el Indec.

De este modo, en esos tres meses se necesitaron casi 76 meses de trabajo asalariado para adquirir en la Ciudad una vivienda valuada en u$s98.000 al cambio oficial y poco más de u$s64.000 al cambio libre, cuando un año antes se requerían más de 90 salarios.

Como en la crisis de 2001 y 2002, cuando también el valor medio de las transacciones eran por valores equivalentes a un rango de 68 a 72 meses de trabajo remunerado, la retracción del mercado inmobiliario no se explica tanto por el nivel de poder de compra de las familias, sino por el cuadro de incertidumbre que genera la situación económica en perspectiva.

Se sabe que el mercado inmobiliario cuenta con dos ingredientes que usualmente contribuyen a contar con una demanda firme, el crecimiento vegetativo de las familias y la inversión como reserva de valor.

El primer factor sigue vigente. Pero el segundo se vio quebrado con la pesificación forzosa de las transacciones desde julio de 2012, porque el mercado se resiste a pactar las operaciones en otra unidad de cuenta que no sea el dólar billete, independiente de si se está frente a un régimen de cambio único o múltiple.

No sólo es cuestión de precios

Hasta antes del cepo cambiario, un comprador que compraba una propiedad con crédito hipotecario recibía de la entidad financiera pesos y en el mismo acto adquiría los dólares, sin moverse del banco y cerraba la operación en una oficina reservada en esa institución, en presencia de un escribano. Desde hace hace 10 meses eso no se puede hacer.

De ahí que la reactivación no dependerá de que bajen los precios en dólares, como consideran algunos referentes del mercado inmobiliario, sino de que se restablezcan las condiciones previas al cepo cambiario, porque la reducción del valor del metro cuadrado construido no resuelve la dificultad operativa y de seguridad física para adquirir la moneda de cambio del inmueble.

Fuente: http://www.infobae.com

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

La maestra de un jardín del barrio Batalla del Pilar, en la localidad mendocina de …