Inicio / Ciencia & Tecnología / El pueblo que en diez años ya no existirá

El pueblo que en diez años ya no existirá

Los 400 habitantes de Kivalina, un pequeño pueblo costero de Alaska, saben que en no más de diez años deberán encontrar un nuevo hogar. ¿Por qué? Porque el lugar está siendo “tragado” por el océano. Conociendo esta grave situación, los ingenieros del Ejército estadounidense construyeron en 2008 un muro a lo largo de la playa, pero se trata tan sólo una medida para ganar algo de tiempo.

De acuerdo a la directora del Alaska Immigration Justice Project, Robin Bronen, la desaparición del hielo oceánico y el crecimiento del nivel del mar provocando que la fuerza de la marea sea mayor durante las tormentas y erosione la tierra en la que están ubicadas (en el extremo de una franja de 13 kilómetros que separa el Mar de Chukotka y la laguna en la desembocadura del río Kivalina, a 130 kilómetros de la ciudad de Kotzebue).

En los últimos años, los habitantes de este pueblo tuvieron que ser ser evacuados en varias ocasiones, ya que sus vidas corrían peligro, debido a la violencia del mar durante las tormentas. “Los estudios medioambientales indican que, si se produjera un acontecimiento climático catastrófico, esta comunidad podría quedar sumergida en los próximos 15 años”, aseguraba Bronen en 2008. “Su única alternativa es emigrar”, remarcaba la especialista.

Conmovidos por esta amenazante situación, un grupo de artistas impulsan el proyecto “ReLocate Kivalina”, cuyo objetivo es reubicar a la población. El problema es que el operativo costaría unos 400 millones de dólares, según el gobierno de los Estados Unidos, gigantesco monto que, al menos por el momento, no está dispuesto a aportar.

DEMANDA DESESTIMADA

En febrero de 2008, el pueblo demandó a nueve compañías petrolíferas, 14 empresas de alimentación y una compañía de carbón por los gases de efecto invernadero que generaban. Para los habitantes, estos son los responsables de la subida del nivel del mar.

No obstante, en mayo pasado, la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazó estudiar el caso. En consecuencia, nadie pudo probar la “relación causal” del calentamiento global y el accionar de las empresas.

Fuente: http://tn.com.ar

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

La maestra de un jardín del barrio Batalla del Pilar, en la localidad mendocina de …