Las pistas sobre el crimen de Ángeles Rawson

Las pistas sobre el crimen de Ángeles Rawson

La joven de 16 años fue a su clase de gimnasia en el barrio de Palermo, a plena luz del día, se despidió de las amigas y emprendió el retorno a casa, sola. Nada más se supo de ella hasta el día siguiente, cuando hallaron el cuerpo

La noticia de la desaparición de una adolescente que vivía en el barrio porteño de Palermo comenzó a circular por twitter la noche del lunes, pero tomó fuerza recién el martes a media mañana, cuando la policía acepta iniciar la búsqueda y la fiscal de Saavedra Paula Azzaro activa una investigación para dar con su paradero. No obstante ello, cobró especial relevancia cuando apareció un dato escalofriante que parecía confirmar la peor de todas las sospechas, algo que lamentablemente, un par de horas más tarde, sucedería.

La crónica

Alrededor de las 12 del mediodía de ayer, la prensa advierte sobre la búsqueda de Ángeles Rawson, una joven de 16 años que había caminado 8 cuadras de su casa, en Palermo, para dirigirse al campo de deportes de su escuela, ubicado dentro de la planta de residuos de la Ceamse del barrio de Colegiales, donde concurría a la clase de Educación Física.

Terminada la actividad, se despidió de sus amigas y emprendió el regreso a su casa sola. “Voy a comer y vuelvo”, se dijo que había escrito en su cuenta de Facebook, algo que anoche fue desmentido por las compañeras que la vieron el fatídico lunes, a las 9:45, último registro con vida de Ángeles, según las chicas, que la escucharon decir:”Chau, nos vemos” (ver video).

Para regresar a su casa, la adolescente solía caminar por Costa Rica, doblaba en Ravignani y por esa acera llegaba a su casa, situada entre Paraguay y Santa Fe. Sin embargo, esta vez no llegó, y tampoco asistió al turno tarde del colegio, ubicado en Jorge Newbery al 2800.

El anuncio del Ceamse

Poco después de las 13 de ayer, desde el predio que la Ceamse tiene en la localidad bonaerense de José León Suárez llegó el primer golpe: los recicladores de residuos, en el proceso de separación manual, descubrieron envuelto en una bolsa el cuerpo de una adolescente, de características similares a las de Ángeles.

Rápidamente fueron trascendiendo más pistas que sedimentaban con fuerza la posibilidad de que el cadáver hallado sea el de la joven buscada: el cuerpo había salido de un camión procedente de la planta de Colegiales y vestía un buzo y un pantalón verde con el mismo escudo del uniforme del colegio Virgen del Valle, al que asistía Ángeles.

En un comunicado oficial, la Ceamse detalló: “Siendo las 11:30 horas, operarios de la Planta de Tratamiento Mecánico Biológico ubicada en el Complejo Ambiental Norte III de Ceamse, pudieron advertir la presencia de un cuerpo sin vida, de sexo femenino. Inmediatamente la empresa procedió a formular la denuncia penal correspondiente, dando intervención a la comisaría 5ta. del partido de General San Martín”.

Periodistas se concentraron de inmediato en el predio y en la casa de la chica, en Ravignani y Santa Fe, a la que habían llegado a raíz de la búsqueda por redes sociales que había iniciado la familia.

Pasadas las 15, y luego de que el padrastro de Ángeles hablara por distintos medios televisivos, Cecilia, una de las tías de la víctima, confirmó ante las cámaras la trágica noticia: “Llamaron de la comisaría 31 para decirnos que era ella”.

“El cadáver tenía los pies y las manos atadas, una soga en el cuello y una bolsa envuelta sobre la cabeza”, describían los periodistas especializados en casos policiales para más tarde aportar un dato aberrante: “Según las primeras pericias, por indicios de los médicos forenses que están trabajando en el lugar, la joven presenta signos de abuso sexual y estrangulamiento”.

Personal de la Policía Científica se desempeñó durante varias horas en el predio para evitar perder las pocas pruebas que pudieran haber quedado en el cadáver, luego del traslado. Ahora se esperan los resultados de la autopsia, que se darán a conocer hoy, para establecer con certeza a qué hora y en qué circunstancias murió la joven de 16 años. Se cree que fue entre las 11 y las 17 del lunes.

El predio de la Ceamse de Colegiales, de donde partió el cadáver, cierra sus puertas a las 18. Además, según revelaron anoche sus amigos, a las 16 le enviaron un mensaje por WhatsApp “el cual le llegó pero nunca fue leído”, por los registros de esa aplicación.

Los investigadores tratan de reconstruir cómo fueron las horas de Ángeles Rawson durante la jornada del lunes. Y tienen otras pistas clave: a las 9:43 la empresa de telefonía celular informó que desde el aparato de la chica se hizo una llamada a una entidad bancaria que duró unos 10 minutos; a las 10:59 se hizo una recarga virtual de $50 y a las 21:49 el teléfono se apagó. “Fue cuando la mamá de Ángeles la llamó. Alguien en ese momento corta y luego apaga el celular”, añadió una de las amigas en declaraciones a C5N.

Operativo en la Ceamse

Peritos de la Policía Federal realizaron anoche, desde las 19, un allanamiento en la planta que la Coordinación Ecológica Área Metropolitana (CEAMSE) tiene en el barrio porteño de Colegiales en busca de determinar si la joven fue asesinada en ese predio o en las afueras.

Al mismo, tiempo, la Policía Metropolitana analizó las imágenes de diez cámaras de seguridad de la Ciudad dispuestas por la zona a fin de poder dar con alguna pista de los asesinos de la adolescente. Se espera que los resultados de esos monitoreos sean informados en la jornada de hoy.

En simultáneo, el secretario de Seguridad nacional, Sergio Berni, fue a visitar a la madre de Ángeles, conmocionada y sin consuelo por la noticia del asesinato de su hija. El funcionario estuvo allí unos diez minutos y se retiró sin dar declaraciones. Luego siguió en persona los operativos en la planta de Colegiales.

Por su parte, desde el Ceamse se indicó que están investigando cómo pudo llegar el cadáver de Ángeles a la estación de transferencia del barrio porteño de Colegiales, desde donde fue llevado al predio de clasificación y reciclado en José León Suárez, en el partido de San Martín. En ese marco, la Justicia ordenó los procedimientos de allanamiento para profundizar la pesquisa.

Alfredo Vega, vocero de la planta de residuos, afirmó que “hay muchas cosas que no sabemos” de lo ocurrido y por eso se han puesto a disposición de la Justicia para esclarecer el hecho. Detalló que en la planta hay movimiento casi las 24 horas, aunque la mayor actividad se da durante la noche y por ello “hay que ver cuántos camiones ingresaron en el horario investigado por la muerte” de la chica de 16 años.

En declaraciones a C5N, Vega explicó que en la planta de Colegiales sólo entran camiones “chequeados y habilitados”, mientras que al predio anexo únicamente ingresan “los chicos autorizados que hacen gimnasia allí”.

Cuando le preguntaron si alguien quería ingresar al predio violando el cerco, el vocero sostuvo que “para eso está el personal de seguridad”. Señaló que no entra gente común sino “camiones en forma permanente” que, tras pasar por una garita, suben a un primer nivel por una rampa, “descargan en una tolva” hasta que se completa el camión de un mayor porte que se dirige hacia José León Suárez.

El funcionario afirmó que en Colegiales no se compacta ni tampoco se realiza una clasificación u observación de los residuos que llegan.

“Acá lo único que ocurre es que se pasa de camiones chicos a grandes. Hay una cámara de control con un operador que se fija el traspaso de un camión al otro, desde la torre de control donde se observa la caída de los residuos, pero es una operación constante y es difícil detectar el material que cae”, señaló.

Ese camión de gran porte es conducido hasta José León Suárez donde funciona la megaplanta de reciclaje: “Descargan la basura en una gran pileta y a partir de ahí hay un aparato que los transporta a una tolva donde se hace la separación manual de los residuos que pueden ser reciclados”.

“A veces pasa que viene algún animal. Acá (por la planta de José León Suárez) los operadores se dieron cuenta de que era un cuerpo y se dio aviso a la Policía. Apareció en la cinta de separación manual de residuos”, señaló.

“Ángeles no era de meterse en cosas raras, era de estar siempre en la casa. No tenía novio, no salía ni llegaba a su hogar a cualquier hora. Era el mejor promedio de la escuela”, resumieron las dos amigas que vieron por última vez con vida a la adolescente.

“No puede haber más Ángeles en este país”, clamó la abuela de la joven, cuyo caso conmocionó a toda la Argentina y volvió a poner en escena una deuda pendiente, que cada vez suena con más fuerza: “Seguridad” y “Justicia”.

También apareció otro viejo reclamo de algunos sectores: la creación de un Registro de Violadores. La Ciudad -dijo ayer Cristian Ritondo en declaraciones radiales- trabaja todavía para poner en marcha la ley sancionada en diciembre de 2011. A nivel nacional, el proyecto, que cuenta con media sanción del Senado, sigue “cajoneado” en la Cámara baja.

Fuente: http://www.infobae.com/

Te puede interesar >>>

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

Video espeluznante: maestra encierra a alumno de jardín

La maestra de un jardín del barrio Batalla del Pilar, en la localidad mendocina de …