Inicio / Destacadas / ¿A quiénes intima el Banco Central?

¿A quiénes intima el Banco Central?

Varios usuarios de tarjetas de créditorecibieron en los últimos días una carta del Banco Central (BCRA) en la que se los intimaba a justificar qué habían hecho con las divisas que habían retirado de cajeros automáticos en el extranjero.

Para aquellos que se preguntan cuál es el criterio utilizado por el BCRA para seleccionar a unos clientes sobre otros, según pudo comprobar LA NACION, la entidad estaría apuntando a todos los que sacaron por lo menos US$ 5000 a lo largo de 2012, o que desde 2012 hasta ahora acumulen retiros de divisas por 15.000 dólares.

“Una vez que llegan a los US$ 15.000 acumulados entre 2012 y este año se les envía la carta”, confió una fuente que conoce de cerca el funcionamiento del BCRA.

Con una brecha del 60% entre el tipo de cambio que surge de la tarjeta de crédito y el que se convalida en el mercado paralelo, el uso de los plásticos para hacerse de divisas se vuelve cada vez más atractivo. Tanto que, de acuerdo con los cálculos del sector financiero, mientras que en marzo de 2012 los retiros de divisas con tarjeta eran algo eventual, y sumaban apenas US$ 25 millones anuales, esta cifra treparía a más de US$ 1000 millones este año, de mantenerse la tendencia registrada en el primer trimestre.

“Lo que preocupa en el BCRA no es sólo que se multiplicó la salida de dólares, sino la tendencia”, admitió la fuente. Desde el Central, no obstante, confían en que la intimación a los usuarios sirva para aplacar un poco la euforia de los retiros. Los abogados especialistas en materia cambiaria están divididos respecto de la potestad que tiene la entidad para aplicar sanciones, así como también sobre qué debería hacer quién reciba la carta.

“Lo más razonable es que uno debería contestar la carta y decir que usó los dólares de tal manera o tal otra”, opinó Martín Paolantonio, socio de Paolantonio & Legón Abogados . “Eso sí, no hay obligación legal de aportar los recibos. Pero lo que no se puede responder bajo ningún aspecto es que uno se guardó los dólares, porque en ese caso habría una operación de atesoramiento, que no está permitida”, aclaró el abogado.

El BCRA eliminó en julio de 2012 la posibilidad de acceder al mercado de cambios formal con el objeto de atesoramiento, y legalmente hoy sólo se puede acceder de forma excepcional por turismo, ayuda familiar o cuestiones de salud.

“A nuestros clientes que recibieron la carta les estamos aconsejando que ni siquiera se presenten”, dijo, por su parte, otro abogado especialista en temas cambiarios, que pidió no ser identificado. “Simplemente porque el BCRA no tendría elementos para labrarte un sumario penal cambiario. Además, probablemente si uno aporta toda la documentación que pide el BCRA, le da pie para que cuestione si la prueba es suficiente o no”, deslizó.

Según Alexis Kook Weskott, socio del estudio Bourel & Paris-Laplace, lo que el BCRA puede hacer en estos casos es instruir sumarios, recoger las pruebas y después hacer una imputación. Pero no tendría fuerza para imponerle una multa al tarjetahabiente. Eso, señala, le corresponde a un juez en lo penal económico. “Un juez después puede demorar entre tres o cuatro años una sentencia”, detalló.

EL ALCANCE DEL BCRA

“La extracción de efectivo de cajeros en el exterior es una operatoria absolutamente lícita”, interpreta Kook Weskott. “Además, el objetivo del adelanto de fondos en el exterior está permitido porque es una operación de crédito bajo el amparo de un viaje en el exterior. Si puedo probar que esos fondos los retiré y los usé en el exterior, y no los atesoré, no debería haber ningún tipo de problema con la carta”, continúa.

Para algunos letrados, no obstante, no pareciera tan evidente que el BCRA pueda exigir, como lo hace en la carta, que los clientes bancarios demuestren cómo hicieron para pagar luego sus resúmenes de tarjetas de crédito. “Con qué se pagó la tarjeta de crédito es una declaración a la AFIP [Administración Federal de Ingresos Públicos], no al BCRA, porque los pagos de los resúmenes son en pesos, con lo cual no hay ahí un tema cambiario”, señaló Paolantonio.

Fuentes cercanas al BCRA confiaron de hecho a la nacion que la carta nació más con el objetivo de intimidar a los que estaban abusando de la herramienta para hacerse de dólares que con la intención de aplicar sanciones.

Recientemente, por caso, se multiplicaron tanto los viajes relámpago de argentinos a Colonia, en Uruguay, que ya algunos operadores aseguran que los cajeros suelen quedar vacíos los fines de semana, por lo que hay quienes se piden el día libre en la semana para poder viajar. Y es que la diferencia entre el “tipo de cambio tarjeta” (el oficial, más el 20% que retiene la AFIP) y el paralelo era ayer del 60%, por lo que por cada 100 dólares que se extraen con tarjeta de un cajero los usuarios se hacen de una diferencia de 376 pesos.

“Primero, internamente hay quienes interpretan que los adelantos de divisas con tarjeta de crédito son en realidad una operación crediticia y no tanto una operación cambiaria, con lo cual el Central no puede aducir que se está violando el régimen cambiario”, admitió la fuente. “Segundo, tampoco hay ninguna ley o norma que obligue a los titulares de las tarjetas de crédito a guardar los comprobantes de sus consumos”, agregó.

En la carta, el BCRA les pide a los titulares de las tarjetas de crédito que presenten los resúmenes de cuenta del plástico con el que se efectuaron las operaciones, la copia de los comprobantes que acrediten la forma de cancelación de los consumos correspondientes, una declaración jurada respecto de la cantidad y destino de los fondos en moneda extranjera y la copia de los comprobantes demostrativos del reingreso de los dólares al mercado local.

De no brindar la información solicitada, la autoridad monetaria advierte que suspenderá a los individuos del mercado de cambios, de acuerdo con los términos del artículo 17 de la ley 19.359.

UNA OPERACIÓN ATRACTIVA

La suba del paralelo alentó los retiros de los cajeros

  • 60% Brecha cambiaria
    Es el margen que existe entre el tipo de cambio que surge de las tarjetas de crédito (que se calcula sumando el dólar oficial y la retención del 20% que hace la AFIP) y el cambio que se ofrece en el mercado paralelo o blue. Ayer, el “dólar tarjeta” era de aproximadamente $ 6,28, mientras que en el paralelo el billete norteamericano se pagaba a 10,03 pesos. El margen entre ambos tipos de cambio fue creciendo en las últimas semanas, con la disparada del dólar paralelo
  • 1000 millones de dólares
    Es el monto de divisas que se estarían extrayendo anualmente en operaciones con tarjetas de crédito en cajeros del exterior. Hace un año, en todo el sistema financiero las extracciones con tarjeta no superaban los US$ 25 millones al año. En el Banco Central genera gran preocupación el monto, pero por sobre todo la dinámica con la que crece la salida de divisas por este concepto. Ayer, las reservas del BCRA cerraron en US$ 39.216 millones.

Del editor: qué significa.
En lugar de destrabar el problema de fondo (el cepo), el Gobierno busca frenar la fuga de divisas con instrumentos de dudosa legalidad.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/

Deja tu comentario

Te puede interesar >>>

En qué consiste la “Dieta de las 19”

La obesidad es uno de los desafíos más difíciles que enfrenta la medicina: se incrementa …